16 oct. 2006

Ventana cotidiana






Odio, cada día más, los buenos días que me da el vecino.
Con ese odio, se los devuelvo.
¿Puede servirnos de algo la educación a ambos?
Mañana le digo que no son buenos...
Quizás surga una sana amistad

No hay comentarios: