22 oct. 2008

Ventanas donadas


Estas ventanas son cortesía del más viejo del palco


Estas ventanas invitan a imaginar una historia.
Con ese cielo pesado sobre ellas.
Parecen atravesar una patria equivocada. Como siempre.
Invocan espíritus de unos antepasados que no acudirán.
Obligadas a cerrarse sin despedirse de nadie.
Nadie acude, ni las asiste ... ni las llena.
Mientras, ese cielo fundido, sigue sobre ellas.
Fundido de falsa promesa, transformandose en cuento.
Estas ventanas, enmarcadas me recuerdan la merienda.
Aquella merienda

14 comentarios:

Fernando dijo...

cada uno veremos un aroma diferente...el tuyo está bien ...el mío me lo guardo...besos.

Lula dijo...

Ventanas como tremendos ojazos.
Preciosas.

Tomás dijo...

Te dejo un guiño, mi particular dedicatoria.
Tomás

eva dijo...

PRECIOSO Y MARAVILLOSO
ERES GENIAL UNAS GRANDES
PALABRAS Y BONITAS VENTANAS
UN BESO

POW dijo...

Sentimientos a través de ventanas rotas. De cristales que son las estrellas de ese cielo.

Besos sentidos

analix dijo...

linda pic
y lindo texto

por suerte, siempre nos queda el cielo
(al menos por ahora)

anitta dijo...

no hay nadie??
...

saludos retomados

me alegro

Hilario dijo...

Ojalá hubiera un cielo
que no pesara tanto,
y menos postigos
y menos despedidas
y un nadie
con ciertas excepciones.



Encantado de que me dejes asomar por tu ventana.

Y yo te digo...

cameo dijo...

me inspiran misterio... y curiosidad.

Besos.

ultrarrojo dijo...

hace tiempo que quiero escribirte, pero no sé cómo agradecerte, me parece que ya la cortesía no basta...
sigo asomándome y con atención, que no es poco
y me alegra mucho leerte
Un abrazo

(Diego Loayza) Oneiros dijo...

Esos son los simbolos que nos transportan a la visión de infancia: un cielo pesado, unas ventanas doradas, una silla roja, un pasillo o el olor de las frambuesas. Es todo un misterio.

ANA HIMES dijo...

Jo, aquel bollo de "Mi merienda con la chocolatina con la jirafa y el rinocerente en relieve!!".
Mítica y venerada merienda, claro que sí María!

Gwynette dijo...

Son extrañas estas ventanas, parecen superpuestas, apretadas, demasiado lujosas para la cabaña..hay una barra que las cierra desde fuera.
No, no hay nadie dentro...

Besos

elena dijo...

bonita historia, y la foto... de cuento!
¿no se abrirán de un momento a otro?