12 nov. 2008


Roni Horn

12 comentarios:

G. dijo...

Parece un jabón de glicerina.
Siempre me gustaron.

Blanca Oraa dijo...

belleza

Jin dijo...

...o un cubito de sangre: ¿le asesinarían a sangre fría?

Alegria De La Huerta dijo...

Me encanta... muestara una textura gelatinosa especial irradiando un color con fuerza.

Lula dijo...

Dan ganas de morderlo...

EL CHICO GRIS dijo...

¿Es un caramelo gigante? Ummm, azucar...

Gwynette dijo...

..o una cajita lacada

Liberto Brau dijo...

Quiero agradecer tus visitas a “Amanece púrpura”, lectura del primer capítulo de esta novela “en proceso” y comentario… en suma, tus palabras. Vuestra respuesta ha sido realmente espectacular, desmedida, superando en mucho mis expectativas. En apenas nueve días “Amanece púrpura”, su primer capítulo, ha tenido 750 lecturas, 70 comentarios como el tuyo entre los que dejaron sus palabras en la página o en mi e-mail… Recientemente he editado la segunda entrega, que te invito a visitar y leer… Mantengo el acuerdo de “palabras” que planteaba: un nuevo capítulo cada 52 comentarios, por lo menos… Gracias Gracias Gracias… Y ahora me voy a leer tu último texto… El que escribe debe leer, y viceversa… Saludos cómplices… Liberto Brau

analix dijo...

yo quiero uno así, pero q tenga un corazón dentro.
y no cualquiera
el de él

jm dijo...

Yo veo como un regalo envuelto en papel rojo en el fondo del mar

Margot dijo...

Es sangre gelatinada... sólo le faltan las venas para latir!!

Por desbarrar un poco, MBI, hoy se presta, jajaja.

Arena dijo...

Invita a tocarlo y sentir su textura... wapo