12 sept. 2009

.
Ventanas des- memoriadas
.
Esta obra de Christian Boltanski consiste en una serie de fotografías en blanco y negro de las diferntes estancias y rincones de una casa vacía, debajo ha descrito lo que había en ella, antes de ser depojada. Acompañadas de un video en el que se narra con voz grave lo escrito.............resulta fascinante. Casa F.Serralves
.
.

.
“Lo que trato de hacer con mi trabajo es plantear preguntas, hablar de cosas filosóficas, no por historias a través de palabras sino por historias a través de imágenes visuales. Hablo de cosas efectivamente muy simples, comunes a todos. No hablo de cosas complicadas.” (Christian Boltanski)
.


Entrevista interesante. Y más.



...las cortinas eran azules y ...
.


.

1 comentario:

MARIEL dijo...

Con Boltanski me pasa algo entrañable, MBI: lo veo de lejos y digo "allí está él" y me pierdo en su mundo como si siempre hubiera estado allí. Sus rostros de niños del pasado, sus casas vacías, sus pilas de ropa usada son como la magdalena sumergida en el té de Proust. Desencadenan inmediatamente la visión emocional de lo perdido, de lo que ya no está-ahí y sin embargo está porque ha quedado el objeto talismánico que guarda su presencia. Nada hay más doloroso que decidir qué hacer con la ropa de los muertos. Un personaje de la novela de Paul Auster "La noche del Oráculo" habla sobre los montones de ropa en desuso: sirven para donarlas porque uno ya no las usa o porque pertenecieron a alguien que ya no está. Son como restos de un naufragio, que Boltanski se empeña en atesorar. Es cierto lo que dice en la entrevista, acerca de que el arte no transforma la realidad pero ayuda a comprenderla mejor (¿y si esto fuera el primer paso para transformarla?). Y me emocionó su cita acerca del proyecto de las llaves: te entregan una llave para salir a buscar ... un Rothko, por ejemplo. O un Boltanski en el mar de Japón. En cierto modo tu vida depende de lo que hagas con las llaves que te son concedidas. Perderlas, guardártelas en el bolsillo, probarlas puerta tras puerta, persistir, cuidar tu llave como los recuerdos de los que habitaron la ropa y las casas ... Gracias por tanto temblor.