7 nov. 2009



En las escuelas, las miradas se tornan carcelarias 
detras de las ventanas.


Fotos: PGB, Portugal.

 y al llegar el silencio del cierre,




su enorme tristeza se revela nostalgía.

“Hay en mi mente lagunas que no pueden colmarse”


" Cuando se es niña, se pone la mano en el tronco de un árbol, y una se siente tranquilizada, porque una sabe que el árbol está vivo - una siente su vida, al tocarlo - , y una sabe que el árbol es amigo de una, o, por lo menos, que no es hostil. Pero una siempre tuvo miedo a la gente.
Cuando una es niña una es una misma, y una lo sabe todo proféticamente, y lo ve todo proféticamente. Y, de repente, ocurre algo, y una deja de ser una. Una se convierte en lo que los otros la obligan a ser. Una pierde la sabiduría y pierde el alma."

Jean Rhys "Después de dejar al señor Mackenzie" ed. Noguer


6 comentarios:

vinti dijo...

Me ha gustado lo de la seguridad del árbol. No creo que se pierda la sabiduría y el alma, sino la inocencia. Pero tienes razón, se pierden muchas cosas, afortunadamente para adquirir otras.

Salu2.

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

pura belleza estética.

Gsus dijo...

mmm, la foto en si encierra mucha nostalgia, será por los colores, verdad? los dias nublados son los mejores para fotografiar.

Como te lo digo dijo...

Llevas toda la razón. Me ha encantado el texto de Rhys, no lo conocía.

Gracias por pasarte por mi blog y dejárme así conocer el tuyo.

Vendré :D me ha gustado mucho.

Un abrazo

Sofia de Juan dijo...

grande la metáfora del árbol. y las fotos de lugares llenos de presencias ausentes.Yo anduve ausente tambien, pero ya estoy de vuelta....Enhorabuena, buen post.

Salamano dijo...

Si uno deja de ser por amor nunca ha dejado de ser. En tu blog hay sabiduría y alma, mucha alma.