2 jun. 2010

Guillermo Mora


Un pez rojo en mi pecera         
                                                                                    Foto: MBI
 
   Exposición  Una pregunta diaria

"Sus obras parecen ejercicios de bricolaje sobre cómo hacer una pintura. Un juego lúdico que pasa por doblar lienzos, fragmentar bastidores, atornillar y taladrar tablas, con el que este joven artista madrileño cuestiona la pintura como género y la expande a otros territorios, como la escultura y la instalación. Y eso mismo vemos en esta exposición cuyo título, Una pregunta diaria, funciona, además, como una declaración de principios.

El proyecto parte de una pregunta diaria sobre la pintura que durante 41 días le ha hecho el también joven artista Jesús Pedraza, cuyas “respuestas” vemos en la primera de las salas de la galería Formato Cómodo. Fruto de la manipulación y el ensamblaje de diferentes materiales, desechos y restos de obras anteriores, el artista trabaja con el error y el fragmento para dislocar la idea convencional de cuadro. La idea es que la obra acabada no exista más que temporalmente. Si alguien las adquiere, las obras se cierran. Si no, vuelven al estudio y entran de nuevo en un trabajo de reinvención. Un proceso en el que todo puede ser releído y merece una segunda oportunidad, muy cercano al de la gallega Ángela de la Cruz o la norteamericana Jessica Stockholder, dos de sus referentes"   El Cultural




"J: ¿Qué significa para ti una exposición?
 G: Un acto de seducción. Decía Benjamín que “quién es mirado o se cree mirado levanta los ojos”. Es este    acto el que me interesa a la hora de orientar una exposición: mirar por ser mirado, dejarse seducir.
 J: Tu proceso creativo es muy íntimo. ¿En qué consiste?
G: Mi proceso consiste en la creación de aciertos y errores dentro de un laboratorio de incertidumbres. Produzco cosas diariamente, lo cual me hace sentir satisfecho, feliz, con la sensación de no haber robado el día. A veces son meditadas, otras intuitivas; y otras tantas veces surgen de la manera más ingenua. Por lo general, el resultado de estas cosas es inversamente proporcional a lo esperado: de lo más ingenuo es de donde surgen los mayores logros; donde se habían puesto más expectativas, éstas acaban literalmente por los suelos.
La pintura es para mí un ejercicio diario de memoria y olvido"   Aquí

5 comentarios:

Isabel de León dijo...

Q bueno eso de dejarse seducir!!!m encanta...

Saluditos de la chica seduciendo lienzos.

virgi dijo...

Venir por aquí es como hacer un viaje a lo que me gusta y donde aprendo.
Un lujo, vaya.

Besos para ti, para tus pececillos.

Luis Antonio dijo...

Depende del contenido de la exposición. Si se parece al de la tuya, un placer...
Saludos

cristal dijo...

Muy interesante la propuesta de este artista al que desconocía hasta que tú nos lo has presentado,
MBI.

Encantada de pasar a saludarte.

Conciencia Personal dijo...

La seducción en el arte, habla en sí de comunión entre quien expone y el público.

besos desde mi conciencia, Monique.