10 feb. 2011

Marlen Haushofer

Intermedio





" El mundo muere de frío y de indiferencia. Es el error trágico de considerar el amor como un asunto secundario. El verdadero pecado original fue una apostasía de la vida. No existe ninguna filosofía que ofrezca un sucedáneo del calor, los colores y los olores que le son propios. No obstante, existe una consciencia instantánea de la felicidad, enceguecedora y de una frialdad penetrante, una felicidad que no viene del cuerpo y no rezuma el sabor de la sangre, comparable, a lo sumo, a una luz blanca."

Marlen Haushofer

5 comentarios:

trilceunlugar dijo...

Una felicidad con luz de nueva generación.
¿Alguna vez fuiste luciérnaga?

mariajesusparadela dijo...

Es cierto, todos, aun los más desgraciados conocen la existencia de la felicidad...

marcela dijo...

El amor quema, el amor es más frío que la muerte. La vida es amor o el amor es viva...?
Y acaban mal.

marcela dijo...

¿eres psicóloga...? No creo, eres artista.
besos

J. G. dijo...

una gran verdad, bien reflexionado