4 oct. 2008


Es HORA de que alteremos
la imagen que tenemos de nosotros mismos
como sujetos

7 comentarios:

RR dijo...

.
que decir ya...

somos cualquier cosa que nos propongamos ser o sentir.
y si de alterar nuestra propia imagen como sujetos se trata, pues habría que alterar por completo el modo en el que nuestros sentidos suelen ordenar la realidad, que no es más que el "instante único de percepción": el presente

lo bueno de ser alguien es poder perderte en los demás.

en tooodo lo demás

sylvia dijo...

Vale... y ¿eso cómo se hace??? Pera, que saco mi libretita y me dispongo a tomar apuntes xD

Implicada dijo...

Es todo un reto reinvent-arte.
Yo he hecho uno que otro prototipo que termino rearmando al poco tiempo.

MBI dijo...

Tiene razón sylvia: cómo.
Y rr y el presente...
Sin embargo, se debe poder.
Y de poder, ya sería la hora.
Y tendría que ser a nuestro favor.
Y
Digamos NO a la imagen reflejada en los otros, que nos esclaviza.
Es como atreverse, poco a poco, a ser lo que somos.

RR dijo...

entiendo perfectamente de que hablas.
somos esclavos del reflejo distorsionado que nos muestran todos esos espejos empañados o sucios.

nosotros somos igual, espejos empañados y sucios, lo divertido de todo esto es que tenemos el poder de atraer a la lluvia y darnos una buena limpieza.

.
me gustan los espejos, son mejores que las fotos, sin embargo hay cada espejo que provoca romper...

poco a poco seamos lo que seremos.

:)

kamen dijo...

La mirada reflejada de los otros... No, creo que no tiene por qué esclavizarnos. Sobre todo, porque suelen ser muchas, distintas, un montón de espejos rotos o curvos. Me las tomo como lo que son - distorsiones, a veces feas, a veces bonitas, siempre indicativas de algo.

No sé qué forma de alterar nuestra imagen de nosotros mismos podemos tener si no es a través de los otros...

Clara dijo...

Ahora estoy lejos de Synesthesique,

pero en cuanto pueda me acercare` de nuevo para seguir hablando desde este rincon paralelo

y asi tambien continuare` espiando vuestras palabras y tus ventanas.

hasta pronto!