4 oct. 2008

Ventana al volante







Produce consternación darse cuenta de que el mundo...


cabe en un botijo.

4 comentarios:

Blanca Oraa dijo...

Maravillosa imagen.

ANA HIMES dijo...

Qué contundencia, no? Nada más y nada menos que en un botijo (pero de esos que conservan los abuelos, blancos y con el asa gordita ;-)

Un beso María!

Le Gentleman de velours dijo...

OK. La florecilla de Tennyson y el botijo de María.

Le gentleman de velours (todo delicadeza)

EL CHICO GRIS dijo...

Increíble la foto, ¿no es un fake, no?