16 dic. 2008



Ventanas mínimas ...



Alec Soth



"Son las cosas que no conocéis

las que cambiarán vuestra vida"

Wolf Vostell 1973






Mikkel McAlinden

21 comentarios:

Georgia dijo...

Gran imágen, gran texto

un abrazo, amiga desconocida, cambiadora de vidas

;)

Alfonso dijo...

Entonces puedo ser yo mismo quien cambie mi propia vida, porque, la verdad.... cada vez me conozco menos. (Lo siento, amigo Sócrates; lo intenté, pero...)

;P + besos

BotayFalda dijo...

cuando sea grande quiero ser ventana :)

M*

Blanca Oraa dijo...

Muy bonito y cuidado post.

Blanca Oraa dijo...

¿como has podido poner facebook en tu blog?

Soportándome dijo...

Epseo que ea verdad! Que no las conocemos.

analix dijo...

tal vez el no amor
o el no odio
o...
ya no lo sé.

beso!

Arian dijo...

Ya... que curiosidad da al ver esas ventanas cerradas, y más aún con la frase escrita debajo...
Dejo un abrazo

Margot dijo...

El cambio y sus ensañanzas... ays.

Y ventanas circulares desde las que contemplar su llegada.

Un beso, MBI

pon dijo...

Muy cierto, y en este momento, muy acertado.

Eva dijo...

Me gusta la idea de que todavía pueden existir novedades que alteren la rutina y que lo mejor está por venir.

Un abrazo.

Waiting for Godot dijo...

Simplemente GENIAL! :)

sibenik dijo...

Me encanta esa cita. pensar qque hay un mundo por descubrir que es tan vasto que da casi pereza pero merece lapena. un saludo

Roaming in the arcades dijo...

Tres cosas distinguen a una persona de las demás: sus *ojos*, sus *amigos* y sus *citas* favoritas.

Franziska dijo...

Es tan asombroso el mundo, en todos los sentidos, que sería necesario disponer de mil años para dejar de asombrarse.

Quien pierde el interés por lo desconocido, está enterrando su vida en la rutina y en el hastío.

Con afecto.

ana. dijo...

Me fascinó asomarme a tus ventanas. Preciosas. Un beso grande.

digler dijo...

una imagen que lo deja muy claro.

la grandeza de las pequeñas cosas...

cristal00k dijo...

Abriendo mundos y pensamientos. McAlinden, detiene el tiempo como nadie.
Un beso.

José Montalvá dijo...

no lo entiendo; nos la cambian cuando las llegamos a conocer o nos la cambian mientras las desconocemos; en el primer caso, ya no son desconocidas, en el segundo, no pueden cambiar nada

Franziska dijo...

Que todos tus días sean días de paz.
Que todas tus noches sean Navidad.
Que todos los días habites un niño.
Que seas feliz, que vivas dichosa.

Este es mi deseo para los trescientos
sesenta y cinco días de todos tus años.
Y añado, para los bisiestos, otro día más.

Una estrella deslumbrante avisa
la llegada de un Dios que es Amor
nacido para extirpar del corazón del hombre
la miseria del odio y de las guerras.

Julia dijo...

Muy cierta la frase. Me gusta asomarme a espiar por tus ventanas.
Un besote navideño y mis mejores deseos de paz y felicidad en estas fiestas!!